MACARENA TRIGO

Por eso las curitas

A través de sus recuerdos, la protagonista nos lleva en un viaje por Madrid, Castilla, la infancia, un internado, las series de TV.. Y nos trae hasta el presente, en Buenos Aires, donde es actriz y directora de teatro, poeta y dramaturga.Hay una galería de fotos de infancia y adolescencia intervenidas artísticamente que articulan un código poético y humorístico que resignifica los recuerdos. La obra se presenta como una visita guiada por la vida de alguien, un acontecimiento único para quienes lo comparten.

 

Fragmento del texto

Sobre el proceso creativo

 

 

Estrenada en  2014, Polonia Teatro. / Realizó una segunda temporada en El Brío Teatro en 2017. CABA. Buenos Aires.

 

Ficha técnico artística

Texto: Macarena Trigo

Actriz: Macarena Trigo

Diseño espacial: Sol Soto

Gráfica y animaciones: Dalmiro Zantleifer

Guión de imágenes: Sol Soto

Fotografías: Sol Soto

Video: Martín Berra

Colaboración artística: Francisca Ure

Producción: Brian Bozikovic y Jimena López

Asistencia de dirección: Ariadna Mierez

Dirección: Macarena Trigo

 

PRENSA

 

JAZMÍN CARBONELL. LA NACIÓN

El humor se filtra en los relatos, o será que la crudeza (en la narración y en las historias mismas) alcanza un punto tan alto que lo que nos queda es la risa liberadora y catártica.

Nota completa

RODRIGO SEIJAS. FUNCINEMA
La memoria de Trigo –y su narrativa- generan imágenes y sensaciones palpables e ineludibles, a través de un detallado recuento de referencias culturales. Y eso le permite solidificar una sucesión de hechos que parecen meramente anecdóticos pero cuya suma constituye toda una mirada crítica (aún desde instancias de cariño) hacia instituciones como la familia o la Iglesia, o incluso la infancia misma como etapa idealizada e intocable.

Nota completa

RUTH PALLEJA. DE TEATRO

Una obra valiente, arriesgada, honesta y sanadora. 

Nota completa

PABLO BELLOCCHIO. PERIÓDICO DESDE BOEDO

La pieza es, en su totalidad, un recorrido hermoso que deconstruye con verdad y fragilidad los cimientos de su autora,  pero a su vez –y esa es la magia del teatro– nos conecta por su narración sincera y voraz, con nuestro propio origen.

Nota completa

VIOLETA SERRANO. LA AGENDA

El drama personalísimo de esta actriz que es hoy Macarena Trigo se universaliza: su discurso te cierra la boca, te convence de que todo esto no puede ser en serio. No hay solemnidad que valga.

Nota completa

JULIETA MESSER. SPECTAVI

Ingresar en el universo de Macarena Trigo es espiar a través de una cerradura en la que se vislumbra una radiografìa de su ser, con todo lo que esto implica. Su valiente puesta en escena deja al desnudo su alma que es ilustrada por bellos dibujos (a cargo de Dalmiro Zantleifer), fotografías y postales desde lo más hondo del corazón. No se la pierdan.

Nota completa

LETICIA MARTÍN. REVISTA TÓNICA

¿Cuál es la verdad de Macarena Trigo representando su historia sobre un escenario porteño? ¿Cuáles son las otras posibles representaciones de esos mismos hechos que la autora no eligió representar? La verdad escénica coincide en este caso con la verdad que impone la voluntad de poder de una mujer sobre sí misma. Allí el valor intrínseco de la obra, el salto por sobre los géneros y las convenciones.

Nota completa

MÓNICA BERMAN. MÁQUINA DE ESCRIBIR

Macarena Trigo, nos cuenta una historia, no, una sucesión de historias, una trama íntima con un modo enunciativo despegado de la intimidad. Como si la distancia fuera una de las curitas puesta en las heridas. Y sin embargo, conmueve, y lo hace de tal modo que habría que desentramar paso a paso lo sucedido para entender por qué (con el final incluido). 

Nota completa

MARA TEIT. REVISTA LLEGÁS

Y tal vez nos vayamos de allí modificados, porque los grandes relatos han muerto y los pequeños momentos cobran un valor tan fuerte, tan esperanzador, al verla a ella enterísima haciendo teatro con lo que el mundo hizo de ella.

Nota completa

SILVINA GRUPPO. EFECTO KULESHOV.

Decir es, inexorablemente, ejercer un recorte más, valorar y señalar asociaciones nuevas. Quien pretenda narrar, tendrá que tomar el papel de un domador del pasado, que ponga en orden, marque límites y, quiera o no, lo convierta en ficción. Trigo, como domadora, muta junto a la fiera; es el costo que paga por imponerle sus palabras, su voz y su cuerpo en el efímero presente.

Nota completa

DANIEL GAGUINE. EL CALEIDOSCOPIO DE LUCY

Macarena Trigo creó “Por eso las curitas”, un unipersonal absolutamente propio, donde la vida pasa, se vive y permite crear una puesta absolutamente disfrutable de principio a fin.

Nota completa